Gurises saludables y en movimiento

Gurises saludables y en movimiento

Datos del Proyecto

Organización: Asociacion de licenciados en nutricion de concepcion del uruguay
Provincia: Entre Ríos
Temática: Programas Educativos
Monto del Proyecto: 1.000.000

Descripción del Proyecto

La escuela es el medio idóneo para poder llevar a cabo un programa de educación alimentaria por su universalidad y capacidad de llegar a toda la población, y porque de manera transversal en todas las etapas educativas puede incorporar conocimientos, conductas y actitudes alimentarias de manera gradual y sistemática” (Montse y col, 2011, p. 3)

1. PROBLEMÁTICA ELEGIDA:

Los ejes temáticos elegidos son, la alimentación saludable y la actividad física.

2. JUSTIFICACIÓN

El impacto de la mayor disponibilidad de los alimentos y de la ampliación de mercado en materia de salud, ha modificado la dieta actual de las sociedades, sobre todo las occidentales. La dieta actual, supone un alto aporte de grasas, azucares simples y un bajo contenido en azucares complejos (almidones y fibra), frutas y hortalizas, entre los aspectos más destacados.
Este cambio, junto con la falta de actividad física, es una de las causas que explica en parte el incremento de la incidencia de enfermedades crónicas y degenerativas con manifestaciones cardiovasculares, que tienen lugar tanto en los países desarrollados como en aquellos con economías de mercado emergentes. (FAO/OMS, 2009).
Sin duda, el estado nutricional de un niño es uno de los parámetros que marca su trayectoria escolar, pero también tendrá repercusión en otros ámbitos de su vida. Por tal motivo, los profesionales de la nutrición hacemos tanto hincapié en el óptimo estado de nutrición en edades tempranas.
Desde los 6 meses de edad, con el inicio de la alimentación complementaria, los primeros años de vida se vuelven cruciales para adquirir hábitos de alimentación saludable, ya que esto contribuye al adecuado desarrollo del niño y a la formación de actitudes positivas con respecto a su salud y al mundo que lo rodea. Quien cuida del niño debe permitirle una participación activa en la elección de conductas saludables para alcanzar una mejor calidad de vida.
Las “Estadísticas Sanitarias Mundiales 2014” presentadas por la OMS, afirman que en el mundo para el año 2012 alrededor de 44 millones (6,7%) de niños menores de 5 años tenían sobrepeso o eran obesos, mientras que en 1990 eran solo 31 millones (5%) y estas cifras siguen alarmantemente en alza.
La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. Los niños con sobrepeso tienen muchas probabilidades de convertirse en adultos obesos y, en comparación con los niños sin dicha patología, tienen más probabilidades de sufrir a edades más tempranas enfermedades como la diabetes o de tipo cardiovasculares, que a su vez se asocian a un aumento de la probabilidad de muerte prematura y discapacidad. En el polo opuesto tenemos los niños con bajo peso y desnutridos quienes también se encuentran afectados en su crecimiento, desarrollo, con un coeficiente intelectual disminuido en la mayoría de los casos, y con gran predisposición a padecer diferente tipo de enfermedades, acortando de ésta manera su expectativa de vida.
La alimentación saludable y la actividad física son aspectos de la cotidianeidad en la que los niños y adultos, deben participar responsablemente para construir estilos de vida sanos. (UNICEF, 2003).
De acuerdo a lo que se plantea desde la atención primaria de la salud, donde se menciona a la promoción de salud y prevención de enfermedades, como la alternativa más económica, basada en métodos y tecnologías prácticos, científicamente fundados y socialmente aceptables, es de suma importancia trabajar con la población brindando educación para la salud, promoviendo estilos de vida saludables y enfatizando en la actividad física y en una nutrición apropiada. (Alma-Ata, 1978).
En el campo de la nutrición contamos con la Educación Alimentaria Nutricional como la mejor estrategia para el control y prevención de problemas relacionados con la alimentación. Sin embargo aún no ha sido incorporada sistemáticamente en las escuelas argentinas.
Según la información obtenida del Consejo General de Educación, dentro de los diseños curriculares para la provincia de Entre Ríos, se menciona a la alimentación saludable, pero como contenido poco desarrollado que se aborda sobre todo en el 2do. Ciclo, es decir de 4to a 5to grado.
No obstante eso, la incorporación de las diferentes unidades y la importancia que se le otorga a cada una en las asignaturas, depende de lo que las diferentes instituciones, consideren más conveniente, según las necesidades y problemáticas más sobresalientes.
En función de ello, y dado que los hábitos alimentarios, se forman y afianzan durante la infancia, y debido a que la alimentación saludable, se encuentra como contenido poco desarrollado en las escuelas; sería importante trabajar en la incorporación de la temática: “Alimentación Saludable e importancia de la actividad física” como unidad independiente dentro de la asignatura Ciencias Naturales.

  • 125
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 2 =